Empresarios temen retiro de EU del TLC

Fuente: El Economista




EXHORTAN A MANTENER ACUERDO

La Cámara Internacional de Comercio se dijo muy “preocupada” ante la posibilidad de que EU salga; fustiga propuestas disruptivas de este país por ser contrarias a la libre empresa.

Lilia González

A unas horas del arranque de la quinta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), empresarios de México, Estados Unidos y Canadá se encuentran “muy preocupados” por el posible retiro por completo de Estados Unidos de este acuerdo o por posibles cambios “críticos” en el tratado en formas que restrinjan gravemente, en lugar de ampliar, el comercio transfronterizo.

 

La Cámara Internacional de Comercio (ICC) en Estados Unidos, que dirige Peter Robinson; en México al frente de María Fernanda Garza y en Canadá por Perrin Beatty, exhortaron a sus respectivos gobiernos a permanecer en las mesas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a fin asegurar que el acuerdo permanezca fundamentalmente sobre expandir el comercio transfronterizo y no restringirlo.

Una salida del TLCAN eliminaría al menos 1.3 millones de trabajos en toda la región, con un impacto significativo en el volumen de las importaciones tanto de México y Canadá desde Estados Unidos, estimó el organismo privado con representación internacional.

A través de un artículo a la comunidad empresarial de las tres naciones, la ICC publicó: “Estamos profundamente preocupados pues, en la última ronda de negociaciones, Estados Unidos introdujo un número de propuestas que son inconsistentes con los principios de libre comercio y libre empresa. Tales demandas, que en conjunto constituyen un dramático retroceso de los objetivos de su política comercial de mucho tiempo atrás, incluso antes del TLCAN, no solo son inaceptables para México y Canadá, sino también para las comunidades empresariales”.

Las empresas en América del Norte hacen un llamado a los gobiernos de sus tres países a que “por todas las vías” se modernice el acuerdo trilateral que data desde 1994, con el claro objetivo de expandir el comercio y el intercambio entre los tres vecinos que fortalecerá la economía regional y nacional. Por tanto, advirtieron que abandonar o limitar el pacto, sería abandonar la visión de prosperidad compartida.

Esta semana se realizará la quinta ronda de negociaciones para modernizar el TLCAN en la Ciudad de México, reunión que genera incertidumbre sobre su futuro: si Estados Unidos decide retirarse o si se restringe el comercio se traducirá en “un retroceso  para las empresas, para los agricultores, trabajadores y consumidores en cada uno de nuestros países, y socavaría nuestra competitividad y seguridad tanto a nivel nacional, como a nivel regional, de formas tales que podrían repercutir en las próximas décadas”, alertan Robinson, Beatty y Garza.

ALTA DEPENDENCIA

Tan sólo en Estados Unidos, millones de trabajos dependen del comercio con México y Canadá, y las compañías estadounidenses han desarrollado complejas cadenas con procesos “justo a tiempo” construidas dentro de un mercado integrado de América del Norte, especialmente en las industrias automotriz y textil, donde se plantea alteración a las reglas de origen, con beneficios sólo para Estados Unidos.

Los representantes de la Cámara de Comercio Internacional en las tres naciones reconocen que el gobierno estadounidense ha planteado propuestas sólidas en materia de comercio electrónico, facilitación comercial y en otras áreas, las cuales “apoyamos” y se han reportado progreso en estos esfuerzos de modernizar y mejorar el TLCAN.

Sin embargo, la introducción de una cláusula de caducidad, que establezca “objetivos poco realistas” para las reglas de origen, la contratación pública y que debilite las disposiciones de protección a la inversión, sería desastroso para las empresas de los tres países, para nuestra región y globalmente también. “El TLCAN no sólo es un tratado, es la piedra angular de la relación económica, política y de seguridad entre nuestros tres países. Necesitamos mantener esta visión más amplia en cualquier cambio en el acuerdo”, sentencian los empresarios.