CIRCUITO INTERIOR

Fuente: Reforma




TODAVÍA no hay campañas ni precampañas, vaya, ni siquiera candidatos, lo que sí hay -¡y abunda!- es el reparto de codazos entre políticos que quieren marcar territorio.

EN EL CENTRO, la diputada priista Dunia Ludlow aspira a una diputación federal por la Cuauhtémoc, y aunque muchos en su partido le reconocen chamba territorial y legislativa, los Barrios no la respaldan, al menos Sergio Jiménez Barrios, quien dicen que le anda poniendo piedritas desde el Comité Delegacional.

EN EL PONIENTE, se pone cada vez más hostil la relación entre el diputado tricolor Adrián Rubalcava y su otrora protégé, la legisladora federal Paola Félix, quien se fue a Morena y promete darle batalla en Cuajimalpa, donde ya comenzó una campaña para burlarse del ex Delegado pegándole en uno de sus tantos orgullos, su apodo: Dragón.

Y EN EL SUR, aunque Raúl Flores pareciera el vocero oficial contra la morenista Claudia Sheinbaum, no es el único perredista operando contra ella, ahí está el viviendero con fama de invasor Gabriel Mayorga, cuyo Bloque Urbano Popular aplica, por segundo año consecutivo, un plantón en la Delegación Tlalpan.

YA lo decía el sabio bélico Sun Tzu, entre más se adentra el enemigo al territorio, más fuerte se hace. Y el proceso electoral no es guerra, ¡pero cómo se parece!

circuitointerior@reforma.com