Sugiere OCDE una nueva ola de reformas

Fuente: El Financiero




Cualquier reducción deberá ser compensada, por ejemplo al ampliar la base del IVA o de impuestos prediales, consideró la organización.

LETICIA HERNÁNDEZ

La reforma fiscal en Estados Unidos puede tener implicaciones en el clima de inversión de México, por lo que el país podría considerar reducir impuestos a las empresas, recomienda la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Dado que no puede permitirse disminuir sus ingresos fiscales, cualquier reducción debe ser compensada, por ejemplo ampliando la base del Impuesto al Valor Agregado (IVA), eliminando las exenciones o limitando al máximo posible la aplicación de tipos reducidos de éste, agregó la OCDE.

 

En el informe Prioridades Estratégicas para México, un ejercicio sexenal para evaluar las vulnerabilidades económicas y sociales del país ante el cambio de administración, destaca que sí hay espacio para mejorar el gasto público pero es mayor el hay potencial para incrementar los ingresos fiscales ampliando la base tributaria con impuestos prediales o ambientales, así como hacer mayores esfuerzos por reducir la informalidad.

“Las altas tasas de impuestos a personas morales podrían desalentar a empresas internacionales de invertir en México”, advierte el documento.

Señaló que las tasas de impuestos a personas morales en México figuran entre las más altas de la OCDE, por lo que podría considerar su reducción gradual y a la vez aumentar impuestos prediales y ambientales como “El que Contamina Paga”.

A medida que se incrementen los ingresos recaudados de los impuestos al carbono y energéticos, México tendrá que aumentar el porcentaje de emisiones que se pagan de acuerdo al costo climático de las emisiones de carbono. Ya con la liberalización del precio de la gasolina se homologó con los costos climáticos estimados en 30 euros por tonelada de dióxido de carbono.

El reporte indica que el ingreso por el impuesto sobre la renta personal en México representó el 3.3 por ciento del PIB en 2015, contra el 8.4 por ciento en promedio entre países de la OCDE, asimismo; los impuestos prediales sumaron 0.3 por ciento del PIB comparado con 1.9 por ciento dentro del conjunto de países miembros del organismo.

Para seguir atrayendo inversión extranjera directa, “México necesita impulsar la productividad, atraer tecnología innovadora y avanzar en mejores estándares de vida”.