Se usó fuerza excesiva en las protestas tras las elecciones en Honduras: Acnudh

Fuente: La Jornada




Murieron 22 civiles; al menos 16 recibieron disparos de los elementos de seguridad

El informe del organismo de la ONU apremia al gobierno a promover la reconciliación

Sputnik y Afp
 
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2018, p. 25

Tegucigalpa.

Los cuerpos de seguridad de Honduras usaron fuerza excesiva e incluso letal para controlar las protestas luego de las polémicas elecciones de noviembre pasado, de acuerdo con un informe difundido este lunes por el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) en el país centroamericano.

 

Por lo menos 22 civiles y un agente de la policía murieron durante las protestas; 16 de esas víctimas, entre ellas dos mujeres y dos niños, recibieron disparos de las fuerzas de seguridad, indica el resumen del informe del Acnudh, que fue difundido en Facebook.

Esa cifra contempla la cantidad de fallecidos desde el 26 de noviembre –día de las elecciones–, hasta el 27 de enero –cuando el presidente Juan Orlando Hernández rindió protesta.

Sin embargo, la Alianza de Oposición (centroizquierda), que denuncia que hubo fraude electoral y proclama presidente a su candidato, Salvador Nasralla, indicó que al menos 45 personas murieron.

El informe del Acnudh documenta también la muerte de 15 personas, entre candidatos, políticos, consejeros municipales y activistas en el periodo anterior a las elecciones.

El Alto Comisionado denuncia que hubo casos que pueden considerarse ejecuciones extrajudiciales, ya que siete personas murieron por disparos en la cabeza.

Si bien hubo manifestantes que participaron en actos violentos, afirma el Acnhud, las fuerzas de seguridad hicieron un uso intencional y letal de las armas de fuego, incluso más allá del objetivo disuasorio o de defensa propia, pues dispararon cuando los manifestantes estaban huyendo.

Hasta el 27 de enero no se habían presentado cargos contra ningún miembro de las fuerzas de seguridad en relación con las muertes y lesiones ocurridas, añade el informe.

Además, el primero de diciembre se impuso un toque de queda y para el día 5 ya habían sido detenidas mil 351 personas acusadas de violarlo, continúa le informe.

El Acnhud apremia al gobierno de Honduras a entablar un diálogo nacional participativo sobre las reformas que promuevan el desarrollo, los derechos humanos y la reconciliación.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, pidió una verdadera rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos y que se adopten reformas para abordar la profunda polarización política y social del país.