Presentarán al Senado iniciativa para que la Secretaría de Economía fije precios de fármacos

Fuente: La Jornada




Patricio Martínez, del PRI, exige evitar ganancias abusivas de los industriales

Se evitaría que trasnacionales inflen su costo en perjuicio del público e instituciones de salud

Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2018, p. 35

El senador del PRI Patricio Martínez García presentará en la sesión de este martes, una iniciativa de Ley para modificar el artículo 31 de la Ley General de Salud con el objetivo de permitir que la Secretaría de Economía, con opinión de la Secretaría de Salud, fije los precios máximos de venta al público de los medicamentos y evitar con ello los abusos.

 

Al presentar su propuesta, en conferencia de prensa, dijo que urge establecer un cambio en el sistema de fijación de precios máximos de medicinas, ya que las empresas trasnacionales están manipulando e inflando los precios, en perjuicio de todos los consumidores, así como de las instituciones de salud del sector público, tanto municipal, como estatal y federal, que adquieren fármacos.

El también ex gobernador de Chihuahua puso por ejemplo el caso de la neomicina oftálmica, que en México tiene un precio promedio de 456 pesos, por 3.5 miligramos, y ese mismo producto cuesta el equivalente a 210 pesos en Colombia; en toda Latinoamérica este mismo medicamento es más barato, acusó el senador.

Detalló que con su propuesta, que espera se apruebe en este periodo ordinario de sesiones, se busca un nuevo sistema para fijar los precios, porque actualmente la industria farmacéutica en México invierte un peso y tiene márgenes de ganancia de 50 pesos, lo cual resulta totalmente desproporcionado y abusivo.

Adelantó que se pretenden fijar los costos reales que tiene un producto más 5 por ciento para investigación. Confió, dijo, que el Senado y la Cámara de Diputados no se dejaran presionar por los intereses de las empresas farmacéuticas y que una vez que se apruebe podrían bajar en 50 por ciento el precio de la medicinas en México, y evitar que algunos productos sean inalcanzables, como el caso de los retrovirales para enfermos con VIH, o los medicamentos oncológicos y otras enfermedades.