Para enfrentar el pacto de impunidad / Rogelio Gómez Hermosillo M.

Fuente: El Universal




Hay cambios que pueden transformar a México. Son clamor ciudadano desde
hace años —décadas incluso—. Cuentan con sustento jurídico y técnico.
Forman parte de la agenda para recuperar la fallida transición a la
democracia, en esta elección. Enlisto algunos ejemplos:

1. Fiscalía autónoma. La reforma al 102 Constitucional y su ley
reglamentaria cuentan con dictamen elaborado por organizaciones
ciudadanas. La #FiscalíaQueSirva es la única manera de enfrentar la
impunidad del crimen organizado y de la corrupción política.

2. Eliminación del fuero a todos los políticos, incluido el presidente.
No puede haber fuero en materia de actos de corrupción, especialmente si
la investigación es generada desde una fiscalía sin sesgos políticos.
Por eso es tan relevante crear una comisión de la verdad, con auxilio
internacional, para investigar y sancionar los casos graves de
corrupción y también para casos de grave violación a los derechos humanos.

3. Facilitar la revocación de mandato de gobernadores y alcaldes sujetos
a investigaciones de corrupción mediante la desaparición de poderes y el
juicio político aprobados por el Congreso.

4. Control ciudadano en entidades del Estado. Se deben establecer
mecanismos de gobernanza democrática en el Consejo de la Judicatura para
hacer el control de corrupción y legalidad del Poder Judicial; en el
Sistema de Administración Tributaria y la Unidad de Inteligencia
Financiera de Hacienda para combatir el lavado de dinero y la
corrupción; en la instancia —por crear— que administre el Padrón Único
de Beneficiarios y por supuesto en las Fiscalías. Estas instituciones
deben abrirse al escrutinio ciudadano y a la rendición de cuentas
rigurosa y constante.

5. Selección transparente de consejeros ciudadanos. Los organismos
electorales, los de transparencia, los comités del Sistema Nacional
Anticorrupción y las comisiones de Derechos Humanos son capturados por
los partidos y los gobernadores, mediante “cuotas y cuates”. Todos las
designaciones deben emanar de comités de selección autónomos de sociedad
civil.

6. Democratizar la participación política. Hay que democratizar los
partidos y obligarlos a elecciones primarias de sus candidatos. Hay que
quitar candados a candidaturas independientes y a formación de partidos.
Y urge reducir el financiamiento público, como exigimos desde Alianza
Cívica con ¡Ya Bájenle! desde hace casi 10 años. También hay que darle
obligatoriedad y fuerza a los espacios y medios de democracia
participativa en los asuntos públicos.

Estos cambios son la única manera de desmantelar el régimen autoritario
que resistió y se transmutó con la alternancia. Es la vía para romper el
pacto de impunidad y crear un régimen democrático basado en
instituciones sólidas.

Este tipo de cambios debieran ser exigencia ciudadana en esta campaña.
Podrían darle sentido al voto de ese sector de la ciudadanía —que es
mayoría— que está harto y busca un cambio no de personas, sino de
régimen, un cambio de fondo.

Esta agenda dió origen a la iniciativa AHORA. Algunas de estas
propuestas, enriquecidas y junto con otras, serán parte del diálogo
público de AHORA con el Frente por México.

Si se logra que la agenda para recuperar la transición sea adoptada por
el Frente y si hay compromisos con garantías, quienes tenemos
trayectoria y vínculos con causas ciudadanas y agendas de la sociedad
civil podríamos sumarnos con razones suficientes para atraer un amplio
sector de voto ciudadano que hoy está indignado.

Con una agenda así en el debate público, la elección cambiaría de
sentido. Y las batallas desde la sociedad civil de años —y décadas—
lograrían un cauce institucional y democrático de avance. Habrá que
intentarlo. Y de lograrlo, habrá que convencer y atraer el voto razonado
de quienes hoy tienen sobradas razones de desconfianza y escepticismo.