No descarto que haya fraude; INE está pasmado: Muñoz Ledo

Fuente: El Universal




El INE puede sacar tarjetas amarillas y rojas, pero no lo hace; no
descarta posible fraude; llama a ganar mayoría en Congreso

Horacio Jiménez

Porfirio Muñoz Ledo, candidato plurinominal a la Cámara de Diputados
por la coalición Juntos Haremos Historia, alerta sobre la posibilidad
de un fraude electoral en contra del abanderado presidencial de Morena,
Andrés Manuel López Obrador, pues su victoria “es indetenible e
irreversible, y lo demuestran todas las mediciones”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, asegura que la coalición que integran
Morena, PT y PES lucha para que no se consolide un fraude electoral
porque ven violaciones de la ley en contra de López Obrador, como uso
ilícito y desmedido de recursos, así como campañas negras.

El ex embajador ante la Unión Europea asegura que el INE está “pasmado
y agachado” en el proceso porque no está ejerciendo sus facultades ante
la desinformación y la guerra sucia contra el candidato. Considera que
tiene la posibilidad de “sacar tarjetas amarillas y rojas” a los actores
políticos, pero no lo ha hecho.

Desde su casa en la Ciudad de México, Muñoz Ledo llama a los ciudadanos
a apoyar a los candidatos de esta coalición a la Cámara de Diputados y
al Senado, porque lo que realmente está en juego es la mayoría en el
Congreso de la Unión, para que dejen al tabasqueño gobernar y no le
pongan “piedras en el camino”. Incluso, pide evitar la posible creación
de un frente opositor en el Poder Legislativo.

¿Cómo ve la elección?

—Hay un clima no sólo de tensión, sino de desinformación. Se dice
cualquier cosa con tal de falsificar la realidad electoral de México,
aparte de la fuerte tensión política y de las violaciones a la
legalidad, que son constantes y permitidas.

La realidad es que la victoria de Andrés Manuel López Obrador en la
elección por la Presidencia de la República es indetenible e
irreversible. No hay otro caso reciente en el mundo en el que un
candidato haya tenido consistentemente en más de un año, por no decir
desde antes, pero cuando menos desde que se iniciaron las campañas que
ha tenido, no solamente una constante mayoritaria, sino que va en aumento.

¿Qué está en juego?

—Lo que está realmente en juego es la mayoría del Congreso, porque ya en
encuestas actuales y últimas, Andrés Manuel, y podría decir la coalición
Juntos Haremos Historia, podría tener, según nuestros cálculos, de 255 a
260 en la Cámara de Diputados, una mayoría. Ese es el tema, la mayoría.

Resulta muy importante y casi indispensable para que lo dejen gobernar
[a López Obrador], porque si no, le van a poner piedras en el camino
todo el tiempo. Hay que evitar que haya una coalición de los otros
partidos, aunque no la veo muy factible por las diferencias entre ellos,
sobre todo a nivel local.

¿Se refiere a una coalición de facto de la oposición?

—Una coalición de facto como la que hicimos en 1997 con el famoso Grupo
de los cuatro, cuando le quitamos al PRI el control del Congreso, pero
entonces era una verdadera revolución democrática, era la primera vez
que el gobierno no tenía una mayoría en el Congreso. Ahí se acabó el
viejo sistema, el partido en el poder perdió la hegemonía en uno de los
órganos fundamentales del Estado. Ahora sería frenar el cambio democrático.

¿A qué se refiere cuando habla de la desinformación?

—Circulan versiones en todos los sentidos, hay desinformación e
ilegalidad por todos lados. Circulan campañas y en ellas contribuyen, a
veces, las autoridades electorales, como el consejero presidente del INE
[Lorenzo Córdova], quien se aventura a decir coloquialmente: “Puede
haber elecciones cerradas o puede no haberlas”, aunque debiera guardar
silencio por ser la máxima autoridad electoral del país. ¿Qué está
insinuando y qué lo autoriza a dar pronósticos sobre las elecciones?
Dice además que hay un clima tenso. Llama a la serenidad y a la calma,
cuando él tiene las atribuciones para detener esta situación.

¿Cuáles son las consecuencias?

—Hay dos grandes tendencias o vertientes como en una escopeta de dos
cañones. En una aparente revolución federativa, están transfiriendo
recursos por todos los conceptos del gobierno federal a los estados.
Acaba de decir el Banco de México que ha subido seis veces el dinero
circulante en el tiempo de campañas. Eso quiere decir que hay dinero
suelto en billetes en los estados para poder hacer operaciones sin dejar
ningún rastro, sin tarjetas ni nada de eso, a la antigüita, en cash.
¿Cuánto vale tu voto?

Además, hay un aumento importante en los programas del gobierno federal
en los estados. Los gobiernos de los estados y los Congresos están
aumentando los presupuestos desmesuradamente con deuda estatal,
precisamente para ganar las elecciones locales. Están armando una
especie de retaguardia territorial.

Dicen: “Si López Obrador llegara a ganar, nosotros nos quedamos con
nuestro territorio”. Aceptan de fondo que Andrés Manuel ganará y todo lo
que hacen es porque lo saben. Son roedores tratando de roer pedazos del
pastel por medio de los estados. Se están atrincherando para poder ganar
sus elecciones locales. Provocando el voto diferenciado, Andrés gana,
pero puede ganar un candidato de un estado y se están coaligando.

¿Qué buscan?

—La estrategia es que López Obrador no gane la mayoría del Congreso. No
pueden evitar, porque no pueden y si no lo saben están muy equivocados,
que Andrés, gane la Presidencia.

¿Hay guerra sucia?

—El otro cañón de la escopeta son las campañas negras, totalmente
contrarias a la Constitución y toleradas por el INE. Es la otra manera
de roer votos de entre los indecisos. Han vuelto a sacar el video de
hace seis o 12 años, cuando comparaban a Andrés con Hugo Chávez [ex
presidente de Venezuela], quien ya hasta murió.

También hay llamados abiertos a la desobediencia, como lo está haciendo
El Bronco [Jaime Rodríguez, candidato independiente], quien dijo que si
gana Andrés, no van a pagar impuestos. Eso está penado. ¿Qué está
pasando con el INE? A Lorenzo Córdova le tengo mucho aprecio, pero
francamente se está agachando en el proceso electoral. El INE no actúa,
está pasmado o se está echando para atrás, según se le vea. Es necesario
que el ejerza sus facultades legales.

¿Cómo?

—Tiene que sacar las tarjeta roja y amarilla, se lo hemos dicho. La
tarjeta amarilla son todas aquellas facultades que le permiten hacer un
llamado preventivo. Exactamente como en el futbol, decir: “A la próxima
te saco” o tener el valor de sacar la roja. De la amarilla, en varios
supuestos legales, yo ya habría sacado 50. La última vez que lo vimos,
le dijimos que hasta [al presidente Enrique] Peña Nieto le debió haber
sacado la tarjeta amarilla. No está abajo del Presidente. La tarjeta
roja es retirar el registro.

¿Qué llamado hace a la sociedad?

—Que decida si quiere tener un gobierno de mayoría o uno frenado por los
intereses creados para y por el establishment, lo que Andrés llama “la
mafia del poder”, parapetados que impidan una obra de gobierno. Se busca
la mayoría en el Congreso. Debe haber equilibrio de poderes, pero la
oposición debe ser oposición y el gobierno, gobierno.

¿Todos contra Andrés Manuel?

—Ellos saben que no le pueden ganar, por eso te digo que son dos
cañones: con la guerra sucia están tratando de bajar votos y por la otra
vía, están tratando de hacer fraudes sin cuento en los estados para
ganar las diputaciones federales en alianzas abiertas. Ya no se puede
por la ley, pero sí en alianzas tácticas en los municipios y distritos
electorales. “Todos contra Andrés” es el lema que quieren implementar en
los estados.

¿Cuál es su opinión de la actuación del Ejército?

—Es muy importante que se resuelva la constitucionalidad de la Ley de
Seguridad Interior antes de las elecciones. Hay 16 amparos que fueron
aceptados contra ella y no alcanzaría el tiempo para que subieran a la
Corte, pero hay una acción de inconstitucional que interpuso un grupo de
senadores encabezado por Manuel Bartlett, y ya fue admitida. En ella se
pide fallar ya el tema. Si lo hace, la posición del Ejército casi queda
resuelta antes de las elecciones y deben acatarla cualquier gobierno que
venga, así como cualquier Presidente.

Así, los militares no pueden entrar en la vida civil y su rol queda
determinado. No depende de quién gana. Esto quita cualquier tentación a
las Fuerzas Armadas de influir en el proceso electoral.

¿Ve latente esta posibilidad?

—Estamos exhortando a todas las instituciones a que contribuyan a un
proceso pacífico y esa sería la aportación de la Corte.

Usted será candidato a la Cámara de Diputados.

Acepté gustoso ser candidato plurinominal por Morena a la Cámara de
Diputado. Según todos los cálculos, voy a entrar y pienso hacer una
labor para ayudar a la formación de una mayoría parlamentaria
gobernante. Es muy importante, casi indispensable, que se logre y
tenemos que dar toda la lucha en eso. No hay que confiarse, debemos
apretar en lo que viene y denunciar todas las anomalías. Hay que
presionar públicamente al INE para que asuma sus responsabilidades
porque si no, será un país y un sistema político muy alrevesado.

¿Están considerando la posibilidad de un fraude electoral?

—Un fraude ocurre antes y durante la jornada electoral. El día de la
votación es difícil que se pongan a repartir votos, aunque lo
intentarán. No significa que cambies un voto por otro. Fraude es
violación de la ley, uso desmedido e ilícito de recursos, y campañas
negras. Todo esto es lo que queremos evitar. Ahora es cuando se arma. El
día de las elecciones ya está armado, compraron los votos e hicieron
campañas negras.

¿Ve latente esta posibilidad?

—Hoy estamos luchando para que no se consolide.