El Congreso, dividido sobre la gravedad del ataque contra grupos financieros

Fuente: La Jornada




No hay que sobredimensionarlo para evitar que se genere pánico, señala Ernesto Cordero

Víctor Ballinas y Andrea Becerril
 
Periódico La Jornada

Miércoles 16 de mayo de 2018, p. 25

Discrepan en el Congreso sobre la gravedad del hackeo contra grupos financieros que afectó algunas operaciones en cajeros, pago de nóminas y transferencias bancarias. El ex secretario de Hacienda y presidente del Senado, el panista Ernesto Cordero, manifestó: Fue un problema muy menor. Es importante no sobredimensionarlo, porque se puede generar pánico.

En entrevista, señaló: Sí intentaron meterse al sistema bancario, pero con poco éxito. Creo que no corren ningún riesgo ese sistema ni los ahorros de la gente. Supongo que los bancos, porque ese es el protocolo, están migrando a otros sistemas, de manera que no hay mayor peligro. No es un problema sistémico. Por ello sería una irresponsabilidad sobredimensionarlo. No pasó nada.

Interrogado respecto de la información que trascendió, de que los hackers sustrajeron por lo menos 300 millones de pesos, apuntó: Pues se habla de ello, pero suponiendo que hayan sacado del sistema financiero 300 millones de pesos, eso no es nada.

El diputado perredista Agustín Basave, entrevistado en el Senado, dijo que el ataque es un asunto muy delicado y preocupante. El hackeocontra los sistemas informáticos ya ha sido objeto de muchos problemas en toto el mundo. En este caso, ya nos tocó en México y fue en el tema del dinero de los bancos.

Basave pidió que la Secretaría de Hacienda tome cartas en el asunto y, en particular, cuide el patrimonio los mexicanos. Es un asunto que debe movernos a la preocupación y la ocupación. Ya se hicieron las aclaraciones. Lo sustraído no es dinero de cuentahabientes.

El senador panista Héctor Larios enfatizó: Es un tema serio que fallen los sistemas de seguridad. Pueden hacer perder la credibilidad. Las autoridades tienen que revisar el tema, porque es un tema que no puede quedar nada más en anécdota, sino tiene que tener consecuencias de mejora en la seguridad bancaria.