CONTRACORRIENTE / Maite Azuela / Boleta electoral: Margarita, voto nulo y otras complicaciones

Fuente: Milenio




La salida de la señora Zavala de la contienda electoral, a unos días del
segundo debate y con la boleta impresa, implica dificultades que no
serán sencillas de sobrellevar, tanto para los electores frente a la
boleta como para los funcionarios de casilla que contarán los votos.

Al día de hoy, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha impreso
alrededor de 40% de los 90 millones de boletas para la votación por
Presidente de la República. Las boletas del voto desde el extranjero ya
se están enviando e incluso el INE ha recibido algunas con votos
emitidos. Es un hecho, las boletas no se van a imprimir nuevamente. Cada
boleta tiene un costo de 74 centavos, con lo cual la erogación supera
los 65 millones de pesos.

Quien vote por Margarita Zavala anulará su voto. El casi 2 por ciento de
la población que se había pronunciado en encuestas diversas por la ahora
ex candidata deberá estar al tanto de la implicación que tendrá tachar
su nombre el 2 de julio. ¿Alcanzan estos días para que esa intención de
voto se mueva hacia otro candidato?

La confusión a la hora de ejercer el voto no se restringe a que sobrará
una opción presidenciable en la boleta. Es importante que los ciudadanos
puedan conocer no solo a quiénes podrán elegir como presidente, sino
también que identifiquen a los candidatos al Congreso, a las
gubernaturas, a las alcaldías y a los concejales. La activista Mónica
Tapia explica que para conocer a los candidatos de elecciones federales,
el INE ofrece información en su página. Sin embargo, con preocupación
extrema, alerta que a nivel local la información es escasa e incompleta.
"En la página del Instituto Electoral de Ciudad de México (IECM) no es
posible acceder a datos y currículo de los candidatos porque fue
voluntario para ellos integrar o no esa información. Los concejales que
son la figura más cercana a la ciudadanía están completamente
invisibilizados".

Los institutos electorales estatales son los responsables de implementar
la Estrategia de Cultura Cívica, pero derrochan dinero en lugar de
ofrecer la información básica que requieren los ciudadanos para ejercer
su voto. Antes de votar debemos conocer nuestra circunscripción y
distrito local. Es posible que se cometan errores cuando un ciudadano
quiera votar por una coalición que tiene diversos partidos para un cargo.

Además, los votantes debemos estar atentos de los candidatos
plurinominales que, con nuestro voto por otros, colocamos en el
Congreso. Las alianzas concentran candidaturas opuestas. Si te vas con
la finta, podrías votar por una candidata al Senado que defiende la
despenalización del aborto y por un diputado que busca dar concesiones
de medios de comunicación a las Iglesias. Así que más vale revisar quién
es quién.

Las organizaciones @sumaurbana y @rutacivica trabajan en realizar
tutoriales para explicar estas complicaciones y orientar a los
ciudadanos a fin de que voten realmente por lo que les convence. Dense
una vuelta por sus redes sociales y entérense bien de qué es lo que
apoyan cuando tachan la boleta.