EL ASALTO A LA RAZÓN / Carlos Marín / Uno ya... y le seguirán decenas

Fuente: Milenio




De los cuatro implicados en el caso Iguala beneficiados ayer (“bajo
reserva de ley”), solo uno gana la calle: Luis Alberto José Gaspar, El
Tongo, a quien el juez no le halló elementos para procesarlo por delincuencia organizada.

¿Cómo llegó a la cárcel?

A principios de octubre de 2014, pocos días después de la desaparición
de los estudiantes (y como parte de su búsqueda), la Fiscalía
guerrerense obtuvo una orden judicial para catear cuatro domicilios en
Iguala y esto condujo a su detención.

En su declaración ministerial, dijo que trabajaba de /halcón /para
Guerreros Unidos, a las órdenes de Osiel Benítez Palacios, de ocho de
la mañana a ocho de la noche, y gracias a sus dichos fueron capturados
otros delincuentes.

Su actividad fue corroborada y del sujeto se encargó la PGR para
consignarlo por delincuencia organizada.

Aceptar ser halcón de una organización criminal (y comprobarse) no
basta para estar en la cárcel, y menos si el acusado alega que fue
torturado.

El Tongo es el primero de 130 que libra proceso por los 43 y que se
alistan para recobrar pronto, impunes, la calle...

cmarin@milenio.com