Cinco grupos se pelean la dirigencia del PAN

Fuente: El Universal




Este año debe renovarse, de acuerdo con los estatutos; declinación de
Anaya facilita reajuste, dicen expertos

Suzzete Alcántara

En el PAN, cinco grupos se perfilan a entrar a un proceso interno para
renovar no sólo la presidencia nacional, sino las dirigencias de los
nueve estados con elección el 1 de julio.

Estatutariamente el blanquiazul debe renovar su dirigencia en el segundo
semestre del año en que se llevó a cabo una elección federal.
Actualmente la dirigencia la encabeza Damián Zepeda, del grupo del ex
candidato presidencial Ricardo Anaya, quien resultó derrotado en los
comicios del 1 de julio.

José Antonio Crespo, investigador del Centro de Investigación y
Docencia Económicas (CIDE), afirmó que el hecho de que Anaya haya
optado por no incorporarse a la dirigencia, “facilita” el proceso de
reacomodo del PAN, pues aunque muchos vayan a ser los que levanten la
mano, el partido cuenta con la institucionalidad y la reglas para que se
decida de acuerdo con los estatutos.

El primero de los grupos que van por la dirigencia es el ala
conservadora del partido, la más grande de todas por el número de
militancia que representa: casi 80%. Esta corriente está integrada en su
mayoría por los ex gobernadores, incluso los que en su momento
respaldaron a la ex panista y candidata presidencial independiente
Margarita Zavala.

Incluye a liderazgos como Alberto Cárdenas, Fernando Canales Clariond,
Cecilia Romero, Juan Carlos Romero Hicks, José Guadalupe Osuna Millán,
Luis Felipe Bravo Mena, Marco Antonio Adame y Josefina Vázquez Mota,
entre otros.

Además a esta corriente pertenecen gobernadores como Miguel Márquez
Márquez, de Guanajuato, y Francisco Vega, de Baja California.

El segundo grupo es el de Anaya, respaldado por la mayoría de los
presidentes de los comités estatales de todo el país y por personajes
como Santiago Creel, Marko Cortés, Damián Zepeda, así como el gobernador
de Nayarit, Antonio Echevarría, aun cuando éste no tiene militancia panista.

El tercer grupo que pugna por la dirigencia está representado por el ex
gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. El respaldo de este grupo se
ubica en ese estado y principalmente por el grupo de la ahora
gobernadora electa, Martha Erika Alonso, quien además es su esposa.

El cuarto grupo es el identificado con panistas afines al ex presidente
Felipe Calderón, aunque éste es cada vez más reducido, sobre todo
después de la salida de Margarita Zavala de Acción Nacional y de las
expulsiones del senador Ernesto Cordero, Jorge Luis Lavalle y la ex
diputada federal Eufrosina Cruz. Actualmente se identifica con este
grupo al senador con licencia Roberto Gil Zuarth, entre otros.

El quinto contendiente por el liderazgo de AN es el reciente grupo que
representan los siete gobernadores de la Asamblea de Gobernadores del
PAN (Goan): Francisco Domínguez, de Querétaro; Carlos Mendoza Davis, de
Baja California Sur; Martín Orozco, de Aguascalientes, y Francisco
Javier Cabeza de Vaca, de Tamaulipas.

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González no es militante
del blanquiazul, por lo que no puede participar en el proceso interno
con voto, pero sí con voz.

Oportunistas: Creel. El coordinador de Elecciones del PAN, Santiago
Creel, indicó que las expresiones de otros grupos son “oportunistas”,
puesto que hasta ahora algunos de los gobernadores que conforman la
Goan, con quienes ha dialogado, saben que la renovación se dará sin
problema y en próximas semanas entrarán al tema.

Sobre el proceso interno, José Antonio Crespo opina que el PAN tiene las
reglas para procesar su renovación de manera civilizada, “aunque habrá
jalones, pero ya sin [Ricardo] Anaya, el procedimiento será, como
siempre lo han hecho, institucionalizado. Si Anaya hubiera insistido por
medio de los estatutos, la situación hubiera sido más tensa,
posiblemente se habrían dado nuevas fracturas”.

Crespo dijo que serán los gobernadores y el grupo del ex presidente
Felipe Calderón los que posiblemente serán más rígidos, si no ellos
directamente, a través de su gente, por lo que en el caso específico de
los mandatarios locales “buscarán incidir”.

Víctor Alarcón, especialista en temas políticos por la UAM, aseveró que
en la pugna por la presidencia del partido se verá más participativo el
bloque de los siete gobernadores de la Goan, así como el liderazgo de
Javier Corral, Miguel Márquez y el grupo de Ricardo Anaya.

“El bloque de gobernadores podría venir en ascenso, por lo que sería
interesante ver una recomposición. La salida de Anaya no precisamente
podría generar menos tensión, porque los gobernadores podrían presionar
para que el actual comité nacional decline por ellos, lo que dañaría al
partido”, refirió.

Dijo que todos los grupos deben tener una actitud responsable para
evitar lastimar la institucionalidad. Si se busca relanzarlo, “sería un
mal consejero la precipitación, pues llevaría a un choque de trenes
abrupto, que no sería lo más adecuado, sólo se verían ajustes de cuentas
y terminarían de darle la puntilla al partido”, dijo.

Horacio Vives, del ITAM, dijo que el que Anaya haya declinado no resta
tensión al proceso interno.

El investigador aseveró que el PAN tiene que hacer un ejercicio profundo
de reflexión para buscar la unidad y un perfil de cara al futuro. Los
gobernadores, coincide, jugarán un papel de importancia, no nada más los
siete que forman parte de la asamblea, sino todos, porque van a tratar
de orientar la dirección del PAN.