EMPRESA / Alberto Barranco / Avión presidencial

Fuente: El Universal




Colocado en el tablero de la polémica el avión presidencial tras
manifestar el candidato de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López
Obrador, su intención de venderlo de llegar a la silla, el presidente
Enrique Peña Nieto ordenó a la Secretaría de Hacienda hacer un estudio de factibilidad.

Este se le encargó a la firma estadounidense Ascend Flightglobal
Consultancy, cuya conclusión fue que venderlo repercutiría en una
pérdida para el erario público.

Sin embargo, el estudio no se hizo público, al menos en sus elementos
esenciales.

El coloso de la discordia, un Boeing Dreamliner 787-8, con capacidad
para 250 pasajeros y posibilidad de volar sin escalas México-Tokio, a
una velocidad de 954 kilómetros por hora, fue mandado construir por el
ex presidente Felipe Calderón en la recta final de su mandato.

La exposición de motivos aludía a un exhorto del Congreso.

La operación se concretó vía un contrato de arrendamiento con el Banco
Nacional de Obras y Servicios Públicos que alargaba la amortización a 15
años.

Al término de ésta la nave pasaría a ser propiedad de la Secretaría de
la Defensa Nacional.

El costo total, incluido el equipamiento, es decir ingeniería e
instalación de sistemas, adecuación de interiores y estructuras,
incluyendo la cabina, fue de 218.7 millones de dólares, que traducido a
pesos equivaldría a 7 mil 500 millones.

El convenio hablaba de dos pagos anuales de 4.8 millones para operación
y mantenimiento, y un pago de arrendamiento que oscilaría entre 4.6 y
451.4 millones de pesos.

La pauta, el detalle, la precisión, se quedó en tinieblas al negarse
Banobras a transparentar el contrato bajo el argumento de violarse el
secreto bancario y fiduciario.

En la propia penumbra se llegó a decir que de último minuto se había
logrado una rebaja de 826 millones de pesos.

Lo cierto es que al costo debió agregársele un gasto de 945 millones de
pesos para adecuar al hangar presidencial, dados los 56 metros de largo
del coloso. El contrato se firmó entre la Secretaría de Comunicaciones y
Transportes y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el 25
de octubre de 2013.

Sin embargo, a la llegada a México del avión, a finales de 2015, la
instalación no estaba concluida, lo que lo obligó a aterrizar en la Base
Militar Aérea de Santa Lucía.

La llegada a la capital fue en febrero de 2016, inaugurándose una corta
temporada de tours para conocer el interior de la nave, la oficina
presidencial, el acomodo caprichoso de los asientos, el lujo de la cabina…

El avión fue bautizado como José María Morelos.

Al fragor de la polémica desatada por el candidato presidencial,
señalando que una nave tal no la tenía ni Barack Obama, surgieron
desmentidos en el sentido de que el costo del Air Force One era mucho
mayor, al tiempo que un irritado presidente Peña Nieto reclamaba que el
candidato anduviera vendiendo lo que no era suyo.

“Ni mío”, diría al fragor de las críticas de uso frívolo de la aeronave,
fotografía al calce de personajes de la farándula sentados en el asiento
presidencial.

Coloso del aire en venta.

¿Alguien dijo yo?

Balance general. A pretexto de que el equipo de transición del nuevo
gobierno está revisando los contratos vigentes, la mayoría de las
instancias públicas está congelando la posibilidad de nuevas
licitaciones en lo que resta del sexenio.

Cinco meses, pues, en blanco.

El temor de los contratistas es que en una de esas también se suspendan
los pagos, lo que haría mayor la herencia negra que se dejaría al
próximo gobierno.

Ahora que en la moda, salvo la Auditoría Superior de la Federación, que
está desempolvando expedientes de casos espinosos para el gobierno, el
aparato público está lanzando la papa caliente al 2019.

Así, la Comisión Federal de Competencia Económica con la investigación
contra los bancos sobre una posible manipulación en las subastas de
títulos de deuda del gobierno o la que apunta a un escenario nebuloso en
el mercado de medicinas, en cuya punta está la simulación en la compra
de capital de la distribuidora Marzam por parte de Nacional de Drogas,
de Pablo Escandón Cusi.

*Si la montaña no va…* La novedad en la llamada asamblea financiera del
Instituto Mexicano del Seguro Social es que esta vez no fue el
presidente al evento, sino éste fue a él.

A contrapelo de la tradición en que se abrían las puertas del teatro
Juan Moisés Calleja del organismo, esta vez la concurrencia fue a Los Pinos.

Ahí se desglosó parte del Informe sobre la Situación Financiera y
Riesgos entregado el 30 de junio al Ejecutivo y al Legislativo.

Entre los puntos que han permitido evitar un deterioro mayor del IMSS
está el ahorro de 17 mil 400 millones de pesos generado por el programa
de compra consolidada de medicinas hacia todo el sector salud, derivar
76% de las compras con licitaciones públicas, abrir un esquema de citas
vía electrónica y aprovechar la infraestructura de manera integral.

Mea culpa. De acuerdo con el grupo político Democracia Interna que se
define como “Expresión nacional para la refundación del PRI”, entre los
puntos que contribuyeron a la debacle electoral del partido oficial
están tres.

La percepción desde la sociedad de un gobierno corrupto, lo que aumentó
el disgusto del partido que había apenas recuperado la Presidencia; el
incremento de la inseguridad y la pobreza, además de reformas
estructurales cuyos beneficios no sintió la gente, lo que socavó más el
apoyo popular.

-La confusión de la cúpula entre la hoja de vida académica y la
experiencia política llevó a funcionarios con altos grados académicos,
pero sin el mínimo conocimiento no sólo del PRI, sino de las cuestiones
políticas, primero al liderazgo y luego a muchas candidaturas.

-Después de la decisión cupular del candidato presidencial se provocaron
imposiciones, amiguismos, compadrazgos en el marco de una clase
gobernante insensible y prepotente.

Se critica además, que se hayan dedicado más recursos a atacar al azul
para llegar a un hipotético segundo lugar, que para alcanzar al puntero.

México Justo. Bajo la presidencia del ex ministro de la Corte, Genaro
Góngora Pimentel, en su Comité Académico y la promoción del ex candidato
a la dirigencia de Concanaco, Juan Carlos Pérez Góngora, está surgiendo
una sociedad civil en la mira de promover un poder judicial
independiente y eficaz.

De él derivará un Observatorio Ciudadano que emita opiniones imparciales
y trabaje con el poder legislativo en materia de iniciativa.

Crece Viva Aerobus. Con la adquisición de nuevas naves Airbus A320neo,
la flota de la línea aérea de bajo costo acumula 26 unidades, de las
cuales 22 son Airbus A320 ceo y el resto de la misma línea.

Están pendientes de entrega seis naves más, con una inversión total de 5
mil millones de dólares.

La empresa la encabeza Juan Carlos Zuazua.