Legaliza China campos de musulmanes

Fuente: Reforma




Macarena Vidal Liy

EL PAÍS INTERNACIONAL

BEIJING.- China oficializó sus campos de reeducación política para "transformar" a los sospechosos de extremismo.

El Gobierno de Xi Jinping introdujo enmiendas a una ley de la provincia de Xinjiang, donde habita la minoría uigur -de religión musulmana-, para que las autoridades locales puedan utilizar "centros de instrucción vocacional" para "educar y cambiar a aquellas personas influidas por el extremismo".

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos acusan a Beijing desde hace meses de retener en estos centros a centenares de miles de uigures para adoctrinarlos y "desradicalizarlos".

Según algunos cálculos, los reclusos podrían llegar a un millón, en una región de 24 millones de personas (la mitad de ellas, uigures).

Numerosos informes de esas ONG, de académicos y de periodistas, denuncian que los reclusos son detenidos arbitrariamente, sin ser acusados formalmente de ningún delito, y permanecen allí por periodos que pueden oscilar desde varios días a más de un año.

Aislados de sus familias y sin acceso al exterior, son obligados, según estos informes, a declarar lealtad al Presidente Xi y a repetir canciones y lemas patrióticos o a renunciar a su fe. Algunos relatos denuncian torturas y suicidios.

Sin embargo, China siempre ha rechazado una crisis de derechos humanos en la provincia, tal como lo han denunciado países como Estados Unidos.

La reforma hecha pública ayer precisa, en el artículo 33, que los centros de transformación educarán en la lengua nacional, el mandarín, organizarán y desarrollarán educación ideológica contra la radicalización y acometerán rehabilitación psicológica y corrección del comportamiento.

Aunque quedan formalizados dentro de la ley, seguirán sin estar integrados dentro del sistema judicial.

China asegura que Xinjiang, que ha sido escenario de violentas tensiones étnicas en el pasado, es el objetivo de grupos separatistas radicales islámicos que buscan enfrentar a los uigur con la etnia han, la mayoritaria en China.

Beijing sostiene que combate el terrorismo de acuerdo con el Estado de derecho y acusa a fuerzas "antichinas" de estar detrás de una campaña de desprestigio a su política.

 

 

 

Enmiendas a la ley de Xinjiang

 

La polémica reforma provincial incluye, entre otras, estas prácticas de adiestramiento en los centros de formación:

 

· Enseñanza en lengua nacional, el mandarín.

· Educación ideológica contra la radicalización.

· Se dará rehabilitación psicológica y corrección de comportamiento.

· La norma también prohíbe los productos halal -confeccionados de acuerdo al precepto islámico- que no sean alimentos.

· Además, la reforma enumera una serie de comportamientos sospechosos que pueden acarrear a la detención: como dejar de ver la tv o de oír la radio.