Lo que urge en seguridad / EDITORIAL

Fuente: El Universal




En materia de seguridad es poco lo que puede cuestionarse sobre la
actuación de fuerzas federales, tanto policiacas como militares, al
momento de desempeñar tareas de seguridad pública. Debido a su capacidad
de respuesta es que las bandas criminales no han logrado expandirse más.
Aunque hace años las denuncias por violaciones de derechos humanos por
parte del Ejército eran comunes, actualmente han disminuido y se ha dado
un compromiso público de mejorar cada día en ese aspecto.

Ayer se dio a conocer que entre los planes del próximo gobierno está
convocar a 50 mil jóvenes para que se sumen a Ejército, Marina y Policía
Federal. ¿No sería más conveniente reforzar sólo a esta última
corporación para disminuir la presencia militar en las calles?
Organizaciones civiles han desaprobado que el Ejército realice tareas de
seguridad, pues su formación no es esa, y desde 2012 ha sido mínimo el
crecimiento del número de agentes de la Policía. De acuerdo con el
último Informe de Gobierno, la Policía Federal cuenta con 37 mil
efectivos y las Fuerzas Armadas 269 mil elementos.

Sin embargo, el anuncio de reforzar las fuerzas federales olvida un
elemento importante: si algunas corporaciones requieren consolidación,
capacitación y atención esas son las corporaciones policiacas estatales
y municipales. En ellas se encuentra el más grave problema en el país,
al momento de brindar seguridad.

El estudio Semáforo del Desarrollo Policial 2015 de la organización
Causa en Común encontró que los agentes de las corporaciones estatales
no tienen oportunidades de desarrollo profesional, viven incertidumbre
laboral, cuentan con capacitación deficiente y desigual entre una
entidad y otra; además, 26 estados no cumplen con las evaluaciones de
habilidades destrezas y conocimientos y 15 no realizan exámenes de
desempeño.

Un estudio más reciente, de 2017, también de Causa en Común, menciona
que la mitad de los policías del país percibe un salario menor a 10 mil
pesos mensuales, que 40%considera que hay corrupción dentro de su
corporación y que se presenta en mayor medida en los mandos altos. Y lo
más grave: 92% de aquellos que tienen la encomienda de proteger a la
ciudadanía se sienten vulnerables.

Por supuesto que se requiere reforzar a las fuerzas federales ante el
embate del crimen, pero no se puede olvidar la situación de carencias en
que se encuentra la mayoría de policías municipales y estatales. Está
concluyendo un sexenio en el que se prometió todo para consolidarlas,
pero se hizo muy poco. La demanda de atención tiene calidad de urgente.