Segob teme trata en caravana

Fuente: Excelsior




México y el triángulo norte comparten información sobre traficantes de personas en la caminata de centroamericanos que cruzan nuestro país

ANDRÉS BECERRIL

CIUDAD DE MÉXICO.

Los gobiernos de México, EU, Guatemala, Honduras y El Salvador cruzan información para identificar a los tratantes de personas que acechan las caravanas migrantes que circulan por nuestro país, reveló Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación.

Navarrete Prida consideró que los migrantes centroamericanos corren un enorme riesgo al cruzar por nuestro país.

Cuando alguien se transporta con niños de brazos, menores de edad, con alimentación precaria y van a pie por una carretera, es muy peligroso, dijo.

“Hemos tenido tres epidemias y las tres las hemos parado muy rápido, una epidemia de sarampión, otra de dengue y otra de piojos. Eso, en sí mismo, los pone en riesgo.

“Dependiendo además del lugar en donde estén. Y cuando van a llegar a la frontera, pueden ser sujetos de traficantes de personas que les digan que puedan cruzarlos y no va a ocurrir, o que lleguen a la frontera y se enfrenten a fuerzas policiacas que va a ser hostiles o a parte de una sociedad que ve xenófobo el fenómeno de la migración”.

Ante el ingreso de esta caminata por México, aseguró que el fenómeno migratorio está marcando una nueva era en el tema.

“No una nueva política, no un fenómeno distinto, es una nueva era, en la cual el continente americano se ha incorporado como pasa con los éxodos masivos en Europa o en Asia”.

Dijo que el desafío es dar respuestas claras.

“La migración no documentada no se criminaliza, nosotros somos un país que ha ofrecido hospitalidad y lo que queremos es una buena regulación migratoria”.

Tratantes buscan controlar caravana

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, recomienda a los extranjeros registrase para poder brindarles mejor atención.

Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación, reveló a Excélsior que los gobiernos de México, EU, Guatemala, Honduras y El Salvador cruzan información para identificar a las bandas tratantes que buscan controlar las caravanas de migrantes que circulan por nuestro país en busca de llegar a Estados Unidos.

En entrevista, Navarrete Prida alertó sobre el peligro que corren las tres caravanas que llegaron desde Guatemala.

A 18 días de que termine el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, Navarrete Prida —heredero de la filosofía de Jorge Carpizo McGregor—, dijo que el país tiene desafíos formidables; que el objetivo trazado en su gestión al frente de la Segob, para que hubiera un proceso electoral en paz, se cumplió, y que a partir de la entrada a México de miles de personas en caravana habrá una nueva era en la migración.

Frente a los desafíos

“El país tiene desafíos formidables. En términos de los objetivos que teníamos claros desde que el Presidente me invitó a asumir esta responsabilidad, creo que están cumplidos. El país tuvo un proceso electoral en paz; un proceso electoral copioso; el mayor número de mexicanos votaron en la mayor elección de la historia y votaron en paz para elegir a quien querían que los gobernara; 18 mil cargos en juego; frente al embate que fue el crecimiento de homicidios dolosos, violentos, no obstante, el problema estructural no interfirió con el proceso electoral y, en este momento, 50% de los homicidios dolosos y violentos se concentran en 2% de los municipios de México, que es un balance que hay que verlo, es muy importante, también se cumplió”.

Navarrete toca el tema de la migración:

“El fenómeno migratorio, que ahora está siendo muy visible para toda la sociedad —la caravana—, marca una nueva era en el tema en México. No una nueva política, no un fenómeno distinto, es una nueva era, en la cual el continente americano se ha incorporado como pasa con los éxodos masivos en Europa o en Asia.

Regulación migratoria

“Esto está ocurriendo ya en nuestro continente y tendrá como desafío, a futuro, dar respuestas claras sobre la migración, nuestro país está bien plantado ahí. La migración no documentada no se criminaliza, nosotros somos un país que hemos ofrecido hospitalidad y lo que queremos es una buena regulación migratoria de realidades compartidas”.

—¿Qué se puede hacer con las caravanas de migrantes en este tiempo que les queda como gobierno, qué política pueden poner en marcha?

—Dar ayuda humanitaria y quizá volver a profundizar en acciones ya ofrecidas, como es su regularización migratoria, que ése no es un tema opcional, ésa es una obligación: cualquier cosa que decidan hacer los migrantes, que ya estando en territorio nacional gozan de las garantías que la Constitución da, cualquier cosa que decidan hacer pasa por la regularización migratoria.

“No van a poder cruzar a otro país, no van a poder regresar con seguridad a sus países ni podrán instalarse en este país temporalmente si no pasan por una regularización migratoria.

Un apoyo peligroso

“Eso es algo que tienen que entender, sobre todo las organizaciones que los están apoyando y que desafortunadamente los están apoyando en una posibilidad remota y peligrosa.

“La posición del gobierno estadunidense en este momento es una posición muy hostil hacia el fenómeno migratorio, donde hemos tenido fricción severa con ese gobierno, porque nosotros lo vemos de forma distinta. Pero eso, lo que nos indica claramente, es que hay peligro y riesgo, y nosotros tenemos que actuar en consecuencia, protegiendo a esa población.

“Quien está ayudando a que crean que van a poder ingresar a Estados Unidos está poniendo en riesgo a esa población. Y aquí sí quiero ser enfático y claro: no se trata de defender los derechos humanos de los migrantes, ésos se defienden, se trata de no usar a una población vulnerable con finalidades distintas, cuando saben esas organizaciones perfectamente que en este momento el camino es más difícil, hostil y muy peligroso”.

—¿Dónde ubica Gobernación los puntos de peligro para los migrantes?

—Cuando alguien se transporta con niños de brazos, menores de edad, con alimentación precaria y van a pie por una carretera, es muy peligroso. Hemos tenido tres epidemias y las tres las hemos parado muy rápido, una epidemia de sarampión, otra de dengue y otra de piojos. Eso, en sí mismo, los pone en riesgo.

“Cuando se transportan migrantes y se trepan en un camión de gas, se trepan a un tráiler, están en gran riesgo, en un enorme riesgo. Cuando ni siquiera sabemos cuántos son ni quiénes son y están transitando por un territorio difícil, están en gran riesgo.

“Dependiendo además del lugar en donde estén. Y cuando van a llegar a la frontera y pueden ser sujetos de traficantes de personas que les digan que puedan cruzarlos y no va a ocurrir, o que lleguen a la frontera y se enfrenten a fuerzas policiacas que van a ser hostiles o a parte de una sociedad que ve xenófobo el fenómeno de la migración, pues hay un enorme, enorme riesgo.

“Si por el contrario, permiten que la autoridad los acompañe, como a los tres mil 500 centroamericanos que sí decidieron asumir e ir a un programa de refugio, que es una cantidad inusitada, al mismo tiempo, pero que les permitimos tener un programa de albergues de puertas abiertas, que invitamos a la ONU a que nos ayude, que les damos una CURP para que no puedan ser objeto de vejaciones y saber en qué calidad están en México, y hasta pueden tener un trabajo temporal, eso es protegerlos y eso no se ha entendido.

Hay quienes no actúan de buena fe

—¿Han localizado si hay mala fe, utilización de migrantes de algunas organizaciones que los quieren llevar a EU?

—Yo creo que hay muchas organizaciones de buena fe, que genuinamente representan los derechos de personas vulnerables y de migrantes, de eso no tengo duda.

“Pero cuando vemos un video de gente vestida de blanco y azul, con armas, que está repartiendo dinero, diciendo ‘mujeres primero’, para que sean las que se estrellen con nuestra policía, eso ya no es de buena fe.

“Nosotros hemos procedido y actuado conforme a la ley enérgicamente en esos casos, detenido personas, repatriado, y en los casos que había ficha roja, comunicado. No lo hemos hecho público en general porque era como criminalizar a la caravana que no es verdad, es población vulnerable, pero ahí hay intereses distintos que se tienen que analizar con mucha claridad, identificar y denunciar.

—¿Están en ese proceso, ya los tienen identificados?

—Estamos en ese proceso, en comunicación con los tres países centroamericanos (Guatemala, Honduras y El Salvador) y con el gobierno de EU. En una situación difícil, porque cada uno de los países tiene una posición distinta sobre el fenómeno migratorio y México está en el centro.

“¿Qué tenemos que hacer cuando una situación se pone así, difícil?, las enseñanzas de Jorge Carpizo: ajústate a la ley y a la Constitución y no te vas a equivocar.

—¿Podría haber bandas de traficantes de personas?

—Sin duda.

—¿Sin duda, que tratan de llevar gente para traficar con ella?

—Sobre todo en ciertas rutas. La ruta más corta no siempre es la más fácil o la más segura y es mayor riesgo. Tamaulipas es, en este momento, más insegura que ir hacia el Pacífico.

—¿Trata de persuadir a los organizadores para que tomen otro camino?

—Que nos ayuden a tratar de regularizar a esa población migrante. No tenemos un solo muerto producto de acción del gobierno.