Busca Maduro replicar control social de China

Fuente: Reforma




Usa tecnología asiática para el 'carnet de la patria'. Almacena datos mediante tarjeta de ciudadanos venezolanos

REUTERS

En abril de 2008, el entonces Presidente venezolano Hugo Chávez envió a funcionarios del Ministerio de Justicia a visitar a sus homólogos en el centro de tecnología chino de Shenzhen.

La misión era conocer el funcionamiento del programa nacional de documentos de identidad de China, pero descubrieron mucho más.

En la sede del gigante chino de telecomunicaciones ZTE Corp, la delegación aprendió cómo Beijing, mediante el uso de tarjetas inteligentes, estaba desarrollando un sistema que ayudaría al Partido Comunista Chino a seguir el comportamiento social, político y económico de sus ciudadanos.

"Lo que vimos en China cambió todo", aseguró el asesor técnico Anthony Daquin, miembro de aquella delegación venezolana.

El proyecto languideció, pero casi 10 años después de aquel viaje a Shenzhen, Venezuela lanzó una nueva tarjeta de identificación inteligente conocida como "carnet de la patria".

El documento transmite datos de sus titulares a servidores de computadoras y está cada vez más vinculado a la entrega de alimentos subsidiados, medicamentos y programas sociales del Gobierno de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir. Y ZTE está en el corazón del programa.

Como parte de un esfuerzo oficial de 70 millones de dólares para reforzar la seguridad nacional, Venezuela contrató el año pasado a la compañía para armar una base de datos con las tarjetas.

El carnet de la patria genera preocupación entre algunos ciudadanos y grupos de derechos humanos que creen que es una herramienta para que el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro monitorice a la población y reparta los escasos recursos entre sus leales.

"Es un chantaje", dijo Héctor Navarro, uno de los fundadores del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y ex Ministro de Chávez, sobre el programa.

"Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen", agregó.

Un derrumbe de la economía en Venezuela está provocando hiperinflación, escasez generalizada de alimentos y medicamentos y un éxodo creciente de ciudadanos desesperados.

A lo largo del año pasado, Maduro instó a los ciudadanos a inscribirse y sacar la nueva tarjeta, y dijo que es esencial construir un nuevo poder popular en Venezuela.

Unos 18 millones de personas -más de la mitad de la población- ya lo han hecho, según cifras del Gobierno.

"Con este carnet vamos a hacer todo de ahora en adelante", dijo Maduro por la televisión estatal en diciembre pasado.

Sus palabras, de avanzar el programa, podrían ser más literales de lo que originalmente parecieran.